martes, 23 de mayo de 2017

Crónica del asesino de Reyes Tomos 1 & 2


Autor: Patrick Rothfuss
Nombres de los tomos: El nombre del Viento (Tomo 1), El temor de un Hombre Sabio (Tomo 2).
Años: 2007 (Tomo 1), 2011 (Tomo 2)
Sello editorial: Debols!llo (Penguin Random House)
Páginas: 872 (Tomo 1) 1190 (Tomo 2)

Desde hace un par de años, casi que desde entré en el club de lectura, hubieron dos grandes libros que me dijeron los “tenés que leer”: uno es la saga de “Nacidos de la bruma” (reseña para fin de año xD), y otro era “El nombre del Viento”, el primer tomo de esta saga.
Cuando comencé esta saga, me intimidó el grosor de los libros, pero así y todo la recomendación era tan fuerte que me dejé cautivar por el relato del autor. 

En el primer tomo, el cual se llama “El nombre del Viento”, se nos traslada a un mundo medieval, en el cual se nos introduce a la historia de Kvothe, un pelirrojo que ha generado numerosas leyendas; pero no lo conoceremos de una, sino que tendremos una especie de preámbulo donde conoceremos su alter ego: Kote, un simple tabernero que lucha día a día con los 4 o 5 clientes habituales, ya que al estar en tiempos de guerra y en un pueblito aislado del resto del mundo, rara vez se ve a un viajero.

Por estos clientes que son habitantes del pueblo le llegan los rumores de que unas extrañas arañas metálicas comienzan a aproximarse al pueblo, causando pánico a su paso. Al mismo tiempo conoceremos a “Cronista”, un escribano que despojado de sus pertenencias por unos soldados corruptos, camina en busca de la fuente de las leyendas para así registrar su historia de vida.

Kvothe y Cronista se encontrarán obviamente, cuando Kvothe decida enfrentar en solitario a las temibles arañas asesinas de hombres, y rescatará a Cronista llevándolo a su taberna. Allí Cronista sabrá que el tabernero es el legendario pelirrojo: “El que no sangra”, “el Arcano”, “el Asesino de reyes”; y registrará su historia en 3 días... lo que equivale los tres tomos.

Cuando Kvothe finalmente comience a relatar su historia pasaremos a primera persona, contándonos desde su infancia con sus amados padres cuando pertenecía a una importante troupe de artistas itinerantes, a su duro viaje hasta llegar a la famosa Universidad donde buscará aprender el nombre de los elementos y dominarlos, y también buscará conocer unas antiguas leyendas que respondan muchas incógnitas que se plantearán en su vida.


El camino de Kvothe no será nada fácil, estará lleno de dolor y de desgracias, y siempre nos dejará con muchas dudas e intrigas que no se nos responderán en los dos primeros tomos, sino que nos obligarán a esperar un tercer libro que no ha sido publicado, y que tampoco se sabe cuándo se publicará (el último rumor indica que sería por el 2020… pero quién sabe).

Sobre el primer tomo debo de decir que me atrapó como me habían anunciado; me encontré con un narrador delicioso, usando cuidadosamente cada palabra y no es para menos, ya que Rothfuss es un filólogo, cosa que se nota porque juega mucho en ambos tomos con el tema de los lenguajes de las distintas regiones por las que se mueve Kvothe en su juventud, y quizás sea este el motivo por el que el protagonista persigue el dominar los nombres de las cosas para poder controlarlas. Como siempre se suele decir, los personajes suelen tener alguna que otra característica del autor, y aquí queda muy explícito.

El mundo que crea es sumamente elaborado, es increíble cómo nos vemos inmersos en un mundo tan distante y vamos conociendo con ese pequeño niño las ciudades y los pueblos más dispares, con tantas características diferentes, ya fuera en la parte socio-económica, como también demostrando las variadas culturas que pueden llegar a convivir en el continente imaginado por el autor.

Mapa que se incluye en el primer tomo.


Volviendo al protagonista de esta historia, nos encontraremos con un niño genio que absorbe todo conocimiento que se le da como una esponja, convirtiéndose en el más joven en ingresar a la famosa Universidad, con la dura tarea de lograr defenderse en ella. Quizás lo que si notemos es que a medida que el joven Kvothe va creciendo, su arrogancia irá creciendo con él, y esto lo veremos más que nada en el segundo tomo, cuando buena parte de su ingenuidad ya haya sido destruida tras tantos eventos desgraciados. Así que tendremos a un adolescente que se queja por muchas cosas, al punto de volverse irritante y obstinado como un burro, además de que él necesita demostrar que es excelente en todo, y para ello llega a ser un perfeccionista, por lo que todo lo que se proponga lo practicará hasta al cansancio... cansándonos a nosotros en el proceso.  

“No hay nada que soporte menos que hacer algo mal.” Pág. 675. Tomo 2


Aquí tengo que hacer una importante acotación: yo amé de punta a punta el primer libro, adoré al jovencito inocente que luchaba por sobrevivir en un mundo terriblemente cruel y lleno de misterios sobrenaturales, sufrí con él en innumerables veces, sonreí con él cuando le salía alguna bien, y me ilusioné con su primer amor. Terminé el primer tomo deseando saber cómo continuaba la historia, por lo que no pasó mucho tiempo para preguntarle a Penguin si me daban el segundo tomo.

En el segundo tomo, el cual se llama “El temor de un Hombre Sabio”, estamos en la adolescencia rebelde, tenemos al típico muchachito que piensa que se las sabe todas y que simplemente queremos sacudir una y otra vez, ese que se mete en mil y un problemas por creérselas que él es más. También el enamoramiento llega a ser sofocante: con las hormonas revueltas, su obsesión por su primer amor es tortuoso de leer, y por lo que pude conversar con alguna gente hay dos bandos: Pro Denna y Contra Denna; yo en el primer tomo era pro la morocha infartante, ahora tras leer el segundo tomo, me quería arrancar los pelos de a uno cuando me la cruzaba en medio de un capítulo. También están aquellos que se cansaron tanto de los delirios amorosos que pausaron la lectura por un tiempo indefinido.


A mí también me pasó esto: me pasó que las emociones inestables de Kvothe por Denna me obligaban a parar, tomar otro libro, y luego retomarlo; eso y que se me hicieron muy largos los arcos del segundo tomo, sentía que había mucha descripción del día a día y que no terminaba de avanzar más en el relato, por lo que estuve al borde de un empache, de un bloqueo lector, en más de una ocasión. Casi canto victoria cuando incrédula pasé la última página, tras haber pausado tantas veces la lectura.

Lo que le tengo que admitir a Rothfuss es que me estará aburriendo con el relato, pero que tiene un don con las palabras que conseguía, dentro de todo, sacarme un mínimo de motivación en los momentos más densos, como para seguir leyendo, porque, a fin de cuentas, yo quería averiguar cómo alguien tan maravilloso, inteligente, habilidoso y poderoso, se volvió un simple cantinero miserable.

Ojo, tampoco quiero decir que el segundo libro sea todo malo, sino le hubiera puesto un 1 en Goodreads, y no fue el caso (le puse 3, por si quieren saber), porque el libro tiene sus puntos fuertes e interesantes, especialmente para mi gusto dentro de la universidad y cuando visita a un poderoso aristócrata.

Con Auri, un personaje adorable.

Conocemos más de muchos personajes que son introducidos en el primer tomo y, obviamente, muchos nuevos. Dentro de todo esto quiero destacar algo, y es que me gustó poder encontrar tantos personajes con fuertes personalidades, incluso una legión de luchadores donde las más poderosas y las maestras eran las mujeres (aunque ahora me estoy acordando que a esas mujeres luchadoras las presenta como ignorantes en algo que me rechinó bastante, pero tratemos de volver a lo bueno). Tiene personajes secundarios muy buenos, que juegan cuerpo a cuerpo en destreza con el protagonista, y además están aquellos que lo complementan… sean amigos o enemigos.

Devi, tremendo personaje.
Fuente

¿Es una saga que recomendaría? Sí a todos aquellos que se quieran ver inmersos en una elaborada saga fantástica, pero para leer de a poco, no para devorar. Su primer libro es alucinante, maneja excelentemente los tiempos, tiene un fuerte enganche, y como toda novedad nos sorprende con un gran despliegue de un mundo lejano, al estilo medieval, con el toque de la magia y de las criaturas poderosas no humanas y sobrenaturales que siempre condimentan muy bien este tipo de historias. El segundo tomo flaquea en el manejo de los tiempos, nos quiere dar muchos detalles y nos desgasta; a pesar de que tenga la mejor narrativa del mundo, su protagonista en la fase adolescente tampoco ayuda, por lo que espero encontrar en el futuro tercer tomo al Kvothe adulto más serio y menos bobo, que me traiga explicaciones y una conclusión a esta épica crónica.


 ¡Muchas gracias a Penguin por el segundo tomo de esta saga! Pueden conseguir más información en su página web “Me Gusta Leer