lunes, 28 de agosto de 2017

La lección de August - Libro


Autora: R.J. Palacio
Año: 2012
Páginas: 410
Sello editorial: Nube de Tinta (Penguin Random House) 

Hace muchos meses Penguin inició una campaña en internet contra el bullying en la que figuraban las tapas de este llamativo libro; investigué en goodreads y la crítica era ultra positiva, por lo que mis ganas de leer esta obra no se hicieron esperar y pacientemente esperé a que repusieran este libro que estaba hace un tiempo agotado. Finalmente llegó gracias al próximo estreno de la película y me abalancé por él sin dudarlo.

En este libro nos encontraremos de primera mano con August, quien es un niño con una malformación física a raíz de la mutación de un gen, y aunque dicen que las posibilidades de tener esa mutación es como sacarse la lotería,  Auggie fue el desafortunado en obtenerla.

En el comienzo Auggie nos cuenta su deformación física: él sabe que sus ojos están más bajo de lo normal, que están torcidos, que sus orejas son casi que inexistentes y que su boca es una línea. Sabe muy bien que esto causa que la gente se horrorice, que le pregunte si se quemó en un incendio, que se asombren y se alejen. La gente es cruel con Auggie, pero su energía positiva y el amor de sus padres siempre lo mantienen en alto, enfrentando todo… hasta que su madre toma una dura decisión: que August deberá comenzar a asistir al colegio.

Imágenes de la película que se estrena en diciembre.
 Extraídas del tráiler promocional disponible en YouTube.

El estar pendiente de sus problemas físicos y las numerosas operaciones por año quedaron atrás; Auggie con sus dificultades controladas ya puede valerse por sí mismo. Pero el miedo al “qué dirán” y “cómo lo tratarán”, están ahí.

“Niño rata. Bicho raro. Monstruo. Freddy Kruger. E.T. Asqueroso. Cara lagarto. Sé cómo me llama la gente. He estado en suficientes parques para saber que los niños pueden ser muy malos. Lo sé, lo sé, lo sé.” Pág. 110


El comienzo no es fácil; el director Traseronian intenta ayudarlo presentándole otros estudiantes de su curso, pero sólo uno de ellos decide ser su amigo. Poco a poco otros se irán sumando, aunque nuevas dificultades surgirán no sólo para él, sino para quienes lo rodeen, en una especie de concurso de popularidad que se pierde si se deciden por su amistad.


Aquí podríamos hablar un poco de “¿por qué Penguin le puso un cintillo al libro que reza: El antídoto contra el bullying?” Sí, hay bullying por la discriminación de lo que es diferente, llevándonos a esas palabras de August que escuchaba en los parques y que escuchará en los pasillos del colegio, y también a sus amigos que serán discriminados por juntarse con él como si tuviera una peste contagiosa. Por eso, este libro intenta darle una buena lección al lector y es: “se amable”. La ganancia es infinitamente mejor que ser popular en un ambiente de falsedad. Esto es un tema que está muy arraigado en Estados Unidos (creo que más que en otros países), y es aquello de los grupos sociales diferenciados que vemos siempre en las películas: el grupo de los deportistas, las chicas cool, de los nerds, los darks, los frikis, etc. Dándose una especie de lucha por ser “los polulares” rechazando y alejándose de los raros y los normaluchos. Me llamó mucho la atención esto: la propuesta de tener un amigo de verdad y no uno por conveniencia o aparentar ser “mejor” (a nivel socio-económico) de lo que en verdad eres. Creo que en Uruguay no se da tanto esto, o por lo menos no se solía dar en mis épocas escolares, por lo que intentando extrapolar esta idea a nuestra realidad creo que simplemente sería: se amable y no juzgues a los demás por apariencias.


Pero no es solo “la lección” lo que nos deja este libro, sino también está la historia dura de August y quienes lo rodean. El libro está narrado desde distintos puntos de vista que se complementan entre sí. Tras pasar el relato de nuestro “sol” como diría Olivia, la hermana de August, tenemos los relatos de quienes deciden ser sus amigos; quizás sean los relatos más amenos ya que proponen una idea de por qué decidieron serlo, pero también tendremos los relatos más duros de Olivia, su novio y su mejor amiga Miranda, quienes darán una perspectiva adolescente y con otros atravesamientos.


El relato de Olivia es muy angustiante: es el primero que encontramos de una perspectiva diferente al narrador principal, y ella nos cuenta lo duro que fue su vida al llegar su pequeño hermano, el cómo fue apartada porque obviamente que Auggie precisaba más atención, era delicado, podía morir ante lo más mínimo y ella lo comprendía, pero el dejar todas sus necesidades de lado, el anteponerse ante sus dificultades sola aun siendo una niña, es difícil de leer.

“(…) a August le dolía el estómago y que tenía que ir a recogerlo. Adiós a las películas antiguas y al vínculo madre-hija.” Pág. 153


Igualmente no piensen que todo el relato es trágico, porque tanto Auggie como sus papás tienen una gran chispa humorística que nos harán sonreír ante sus ocurrencias. A esto se le suma que Auggie intenta tener una vida normal como cualquier otro niño, y nos encontraremos con momentos de estudio, con dificultades inesperadas, pero también con muchos momentos de superación personal que nos alegrarán tremendamente. El final es hermoso y nos dejan con un grato mensaje de esperanza.

“Debería haber una norma que dijese que todo el mundo debería recibir una ovación del público puesto en pie al menos una vez en su vida.” Pág. 307


Otra cosa que quiero destacar antes de cerrar la reseña es la edición para diferenciar los relatores y mismo el tema de tener un capítulo de mails y mensajes de texto que dan un gran contexto a los eventos que se van comentando, realmente sorprende que sea el primer libro de la escritora. Además, las referencias a la cultura pop constantes (que lamentablemente por un tema de derechos no sé si se podrá apreciar en la película): al comienzo de cada narrador se nos pone la frase de un libro o una canción: se nos cuenta y se nos lee pasajes de “El Hobbit” y “El león, la bruja y el armario”; Y no hay que dejar de mencionar algo de suma importancia, y es que Auggie es fanático perdido de Star Wars, lo que marcará distintos momentos en el relato que no les voy a spoilear.


Finalmente decirles que se van a encontrar con una obra apta para todas las edades, no importa si es un niño, un adolescente, un adulto, a todos les va a gustar encontrarse con este relato aunque les llegue a distintos niveles. Es un gran recomendado, ya sea para encontrarse con una historia que si bien parece muy triste tiene sus momentos muy simpáticos y agradables y además les dejará un hermoso mensaje. Aprovechen a leerlo antes que salga la película ;)


Muchas gracias a Penguin Random House por darme este libro para reseñar ❤ Por más información de este y otros libros pueden visitar su página web Me gusta Leer