miércoles, 8 de noviembre de 2017

La guía del caballero para el vicio y la virtud - Libro


Autora: Mackenzi Lee
Año: 2017
Páginas: 445
Sello editorial: VR YA

Sin dudas este es de los libros del momento que han golpeado en la literatura juvenil y que está en boca de todos. Con un nombre pomposo y una tapa súper atractiva, Lee nos mete en una máquina en el tiempo y nos transporta con lujo de detalles al comienzo del 1700, en una época en la cual los Grand Tour estaban de moda y donde los jóvenes de clase media alta y alta se dedicaban a “culturizarse” viajando por las más importantes ciudades europeas.

Narrado en primera persona, esta historia nos llevará a meternos en la cabeza de Monty, nuestro protagonista, quien es un joven que parece que ha perdido el rumbo de lo que es moralmente correcto para la época: es un muchacho que pasa de fiesta en fiesta, alcoholizándose hasta quedar inconsciente, y coqueteando con hombres y mujeres por igual. Parece ser bastante el prototipo de chico parrandero de la actualidad, pero para aquella época estamos hablando de que era la vergüenza de la familia: un “sodomita”.

Así se lo remarca su padre a los golpes; nos podemos explicar que Monty actúe de esta forma tan desinhibida cuando se va de su casa por las noches porque cuando está en ella rige la mano dura de su padre y las órdenes que lo hacen sentir que no mereciera vivir, siendo el alcoholismo y las desinhibición sus únicas escapatorias.

¿Y qué querrías si pudieras elegir?, dice una vocecita en mi cabeza.
No tengo respuesta (…) siento que estoy flotando a la deriva, fuera incluso de mi propio control.” Pág 48


Pero Monty no está solo en la vida: tiene a su mejor amigo, Percy, un chico biracial que es visto con malos ojos por la alta sociedad al nacer en una familia de alta cuna. Monty se crió con él y lo aprecia más que a nadie en el mundo y, de hecho, Monty está perdidamente enamorado de Percy.

Fuente

Es así que el padre de Monty y la familia de su amigo deciden enviarlos lejos a los dos, para que maduren, para que sienten cabeza, pero irán acompañados de su hermana –a la que Monty no quiere ver ni en figurita- que anhela una educación mejor, y que siendo una mujer no es capacitada como ella realmente desea.

Fuente

La autora pone muchos problemas sobre la mesa que reinaban tanto en el 1700, como hoy en día: la discriminación racial, discriminación sexual, la violencia doméstica, las diferenciaciones de capacidades intelectuales contra la mujer. A esto se les agrega muchos otros detonantes que no les quiero spoilear, porque si no le quito toda la gracia de descubrirlos por ustedes mismos; estos que nombré son sólo el puntapié inicial.

“todas las formas horribles en que me llamó que nunca voy a olvidar. Fue lo peor de un largo desfile de palizas que se volvió más y más salvaje día a día.” Pág. 111


El viaje de Monty, Percy y Felicity comienza entonces en Paris; si bien su cicerone (guía de viaje) les tenía todo preparado, Monty se encargará de mandarse una serie de papelones por los que tendrán que salir huyendo de la capital Francesa y, en medio de su fuga, se toparán con un gran problema que los separará de su guía y los lanzará en una aventura semejante a la trama del Código da Vinci.

Fuente

La aventura es por demás atrapante y el desarrollo y profundidad de los protagonistas está muy bien llevado. Sobre esto último, me sorprendió lo bien que me simpatizaron los tres personajes, comprendiendo sus personalidades tan ricas y diferentes. Asimismo, con un protagonista que en un comienzo podríamos llegar a pensar que no nos va a agradar por su ego, me pasó que me terminé metiendo tanto en su cabeza que podía llegar a predecir algunas emociones y me fue muy rica su evolución.

Por otro lado, quiero destacar algo que me fascinó y fue la ambientación histórica: para quienes no lo sepan, la autora es historiadora y su trabajo de investigación para el desarrollo de personajes y la ambientación de los lugares es maravillosa; era como estar ahí viéndolo todo y sintiendo cada sensación desde la temperatura hasta los olores. Mismo la entrada a París me hizo recordar a cuando leí el libro de “Historia de la sensibilidad” de Barrán (que se ubica en el Uruguay del 1800), y mi primer pensamiento fue “es tal cual”. Creo que fue de los puntos que más me gustó, e incluso la autora se toma la molestia de darnos “una clase” al final del libro, desarrollando los puntos más importantes del contexto histórico que eligió y recomendando de dónde leer si nos interesa tal o cual tema, un excelente plus.

“(…) me obliga a ser el espectador de conversaciones educadas acerca del exilio del poeta Voltaire a Inglaterra, de si los solteros deberían pagar más impuestos, del fin del compromiso entre el niño rey de Francia y la infanta de España y de lo que eso implica para las relaciones de las casas de Habsburgo y Borbón.” Pág. 62



Si, parece que me encantó este libro y la verdad que fue una lectura que disfruté mucho; me encantó ver una perspectiva de un chico bisexual (declarado así por su autora) en el 1700, con el peligro de ser segregados de la sociedad o incluso de ir presos en los lugares en los que estaba prohibido, pero me alegra decir que aprendí cosas con este libro como lo que era una “amistad romántica” y me resultó muy enriquecedor. Un libro muy recomendado para quienes se quieran dejar sorprender por una historia de época (con excelente ambientación), romántica (con un delicioso fanservice), y una aventura que si bien es inesperada no nos viene nada mal. 

Fuente