martes, 12 de diciembre de 2017

Una corte de niebla y furia (Una corte de Rosas y Espinas #2) - Libro


Autora: Sarah J. Maas
Año: 2016
Páginas: 704
Sello editorial: Planeta



ATENCIÓN: ESTE ES EL SEGUNDO TOMO DE LA SAGA Y CONTIENE SPOILERS



Tras los acontecimientos del primer tomo, nos encontramos a una Feyre muy afectada, claramente con estrés post traumático, rememorando una y otra vez las escenas de Bajo la Montaña que tan fuertemente la afectaron. Además se encuentra desahuciada, con una gran falta de contención de quienes la rodean ante los cambios físicos que ahora atraviesa y por los fantasmas que la acechan. Una buena parte del comienzo del libro vemos como Feyre se va rompiendo una y otra vez frente a la incomprensión de su prometido, y tiene como única ayuda a una sacerdotisa que tampoco parece apoyarla demasiado.

Esta primera parte me resultó bastante desgarradora, no pude leerla de un tirón, lo tuve que ir espaciando en varios días, pero poco a poco fue apareciendo la luz, y todo lo que pensábamos de ciertos personajes comenzó a cambiar, si ya no lo había hecho antes:

Fuente
Por un lado tenemos a Tamblin, un personaje que cambio para mal, más allá de sus instintos de proteger “lo suyo” con una mentalidad de “es mi mujer, mi propiedad, mi cosa-mascota” (que perfectamente podría cuadrar en la especie de época que está ambientado el libro), es un personaje que terminé considerando como tóxico. Quizás algunos quieran culpar a sus fantasmas, pero claramente lo que termina haciendo con Feyre denota su falta de comprensión al dejarla morir, no queriendo notar sus desmejoras físicas y psicológicas. Volviendo una y otra vez con la clásica frasecita de marido golpeador (aunque aquí no la golpee físicamente sino psicológicamente) “voy a cambiar, no lo voy a volver a hacer” para más tarde, repetir todo otra vez y peor. Además frente a este personaje quiero aclarar algo que me molestó horrores desde el final del primer tomo y es el tomar a Feyre como objeto sexual, sin importar si ella estuviera bien, y ella cediendo a la mejor manera “él se lo merece”; pues no, tú también te mereces lo que TÚ quieras y necesites, no eres el objeto de placer de nadie.


Por otra parte está el personaje que hace días vengo atomizando en twitter, por teléfono, mensaje de texto, y en vivo y directo: Rhysand.

Deviantart de Charlie Bowater

Si, ese que parecía un pícaro manipulador.  

Rhys, es un personaje súper completoel hombre perfecto a mi gusto -; Es un personaje que me enamoró, que me conquistó; ¿por qué? Porque sabe comprender: él también tiene sus propios fantasmas pero sabe dar amor, dar espacio y no al mismo tiempo abandonar, sino que sabe darle a Feyre la contención que necesita. Juega con ella de una manera muy sexy sí, pero sabe cómo “jugar” y levantarle los ánimos para que ella vaya sanando de una herida muy grande, a la cual Tamblin prefirió cerrar los ojos y hacer de cuenta que no existía.

Rhys a su vez me pareció que era muy moderno, tanto en su mente y sus ideas como en su propia ciudad que tiene bailes, paseos de shopping, cafés, todo muy… moderno, mientras todas las demás cortes y el reino humano parecen estar a siglos de distancia.

Sobre el resto de los personajes de la corte, me parecieron simplemente maravillosos, como conjugaban entre todos una gran familia, como congeniaban con Feyre, como le enseñaban y también, como la contenían; sin dudas “la familia de elección” que tanto necesitaba.


El avance de la trama me pareció atrapante: en las pruebas que le ponía Rhys a Feyre para que ella fuera adaptándose a su nuevo cuerpo, entrenándose para aprender a mejorar sus nuevas habilidades, como también en todos los eventos que se están generando para tirarnos a un tercer tomo.

Algo que me pareció excepcional fue como maneja la tensión sexual entre Rhys y Feyre me pareció… tensionante; continuamente gritaba “Now Kiss” a la pantalla del kindle. Las escenas eróticas era como UFFF QUE CALOR, nunca había leído algo por el estilo (evito las novelas eróticas-románticas porque me parecen en su mayoría tóxicas o una pérdida de tiempo) y me pareció muy bien llevado como fanservice. Devoré las páginas del libro pasada la mitad, fue como que saltaba de una oración a la otra sin control al punto que me llegaron a doler los músculos oculares (hace un par de años tuve una lesión por cansancio ocular) y tuve que parar e irme a dormir para descansar la vista. Hacía MUCHO que no me pasaba de leer a esta velocidad y no les digo de la resaca que me quedó; me enamoré de Rhys, a pesar de todo lo malo que vive Feyre, uno desea convertirse en Feyre y vivir sólo para estar al lado de tremendo hombre. Sí, me fanaticé, lo sé, lo comprendo, estuve 3 días completos monotemática, hablando de lo maravilloso que es este sujeto.

Fuente
Me pareció muy notable como la autora manejo un tema que se ve en tantas novelas juveniles y lo da vuelta, que una relación tóxica no sea idealizada, que la protagonista pueda rechazarlo y dejarse enamorar por otro personaje que de verdad la comprende y la contiene, que no la trate como objeto, sino que la trate como a una igual. Lo encuentro muy destacable, y si, la trama tiene otros componentes que remiten a la historia fantástica, pero casi que queda en un plano secundario frente a mis ojos que me cautivaron más para el lado del romance. Sin dudas ya quiero saltar a leer el tercer tomo apenas me lo presten porque sale un ojo de la cara (ya que hablamos de ojos) y no me lo puedo costear. Más que recomendado para quienes gusten de un buen romance acompañado de fantasía.

Amo esta imagen <3